El escenario de la polarización: escenario del odio y violencia

14 Noviembre 2021 Por Raquel Ortiz Guillén

La polarización, la diseminación de discurso del odio, el populismo y una socialización en la violencia son los ingredientes apropiados para generar extremismos violentos

La polarización nos habla de una división en dos grupos o conjuntos de opiniones o creencias marcadamente contrapuestos. Tanto si la polarización la referimos a la sociedad como a la política, el elevado grado de separación o distancia, y el marcado enfrentamiento, dificulta la convivencia, el entendimiento y el acuerdo. La polarización puede darse en distintos ámbitos como el económico, laboral, el religioso, el identitario o el étnico. Hechos, mensajes antidemocráticos, de intolerancia y divisorios a los que nos vemos sometidos generan un ambiente en el que se puede percibir un aumento de la crispación social y el extremismo1.

El Secretario General de Naciones Unidas (NNUU) (2018: 6) indicaba en 2018 que entre otros factores, la polarización política y social basada en las disparidades económicas y el populismo era una de los principales factores que contribuían a la inseguridad. Arteaga (2021). Por su parte, la Estrategia de Seguridad Nacional de 2021 destaca la magnitud del problema al apuntar que se debiera incluir junto al análisis de riesgos y amenazas habituales. Señala que a medida que disminuye el crecimiento aumenta la pobreza, la exclusión y la polarización, dándose un incremento de la radicalización y las tensiones sociales que conllevan violencia política y puede derivar en extremismo violento. Cabe indicar que en los primeros seis meses de 2021 en España el número de denuncias recibidas por delitos de odio se ha visto aumentado en más del 9% respecto a 2019 (López-Fonseca, 2021). Dentro de los delitos de odio cometidos en España en 2019, el más frecuente es el relativo a motivos ideológicos (EPDATA,2021).

El Secretario General de NNUU, (2021) destaca la preocupación de la situación que se vive en la actualidad indicando que se debe tener en cuenta que la violencia masiva nunca surge en ausencia de un discurso de odio. Este tipo de discurso está aumentando en el contexto de creciente polarización e intolerancia lo que hace que a nivel mundial el discurso público se haya embrutecido, los valores democráticos se estén viendo amenazados y la cohesión social socavada. Además, señala la facilidad y la velocidad con la que este discurso viaja a través de los medios de comunicación social. Un factor a destacar, como indica Arteaga (2021), es la desinformación que actúa como factor potenciador de los mismos y como mecanismo que exacerba la inestabilidad política y social.

En cuanto a la transmisión de los mencionados discursos, un reciente trabajo del proyecto BRAVE indica que la polarización ideológica puede verse aumentada por los medios de comunicación y redes que, a través de noticias sensacionalistas, promueven información sobre acciones violentas y reproducen narrativas de riesgo; y, por otro lado, el propio funcionamiento de los algoritmos de las redes incrementa la exposición a dicha polarización, ya que cuando alguien se siente atraído por ideas de un extremo político se le muestran contenidos afines o a veces más extremos (Triandafyllidou, 2019: 4,5,14). Poniendo atención a la información con contenido violento que circula por Internet y a la que están expuestos los jóvenes, el Centro Reina Sofia sobre Adolescencia y Juventud elaboró el informe “Jóvenes en el mundo virtual: usos prácticas y riesgos” donde a través de 1.401 entrevistas realizadas en España a jóvenes entre 14 y 24 años, se puso de manifiesto que el 38,1 % había visto, en el último año, “páginas donde la gente publica mensajes que atacan a ciertos individuos o colectivos”, el 24,5 % reconoce que encontró “imágenes o contenidos explícitamente violentos o sexuales que me hicieron sentir mal”, el 23,2 % “páginas donde la gente habla sobre maneras de hacer daño a otras personas” (Megías y Rodriguez, 2018: 154). Además, el contexto de polarización ideológica y social en el que se socializan muchos jóvenes se caracteriza por una exposición continua y normalizada de la violencia. Tamayo et al. (2021) propone una tipología de escala de riesgo de desarrollo de comportamientos violentos, en los que se cataloga el distinto nivel de disposición al uso de la violencia en los jóvenes en base a una encuesta realizada en doce países europeos (Alemania, Austria, Bélgica, Dinamarca, Francia, Grecia, República Checa, Irlanda, Italia, Polonia, Portugal y España) a 12.013 personas entre 14 y 50 años, en el marco del proyecto PRACTICIES (H2020). En su trabajo se apunta a que la disposición o predisposición del uso de la violencia es una consecuencia de la cultura y sistema de valores que legitima su utilización, y en ocasiones, la promueve.

Al juntarse el contexto actual de polarización en el que nuestros jóvenes se desenvuelven, donde circulan mensajes de odio, exposición a la violencia y en algunos, su disposición a usarla para defender sus posturas… se da el caldo de cultivo propicio para que se desarrolle el extremismo violento. Cabría preguntarse entonces ¿cómo construimos una sociedad más segura y prevenimos la proliferación de la violencia en un contexto de polarización global? El MOOC Radicalización Violenta: análisis, detección y prevención, elaborado por expertos en la cuestión en el marco del proyecto COUNTERADHUB, con la financiación del Programa de Justicia de la Unión Europea, se estudia el fenómeno de la radicalización violenta en profundidad y se proporcionan herramientas que nos permiten reflexionar sobre aspectos relacionados con este proceso queriendo ser una contribución a la formación específica sobre esta materia. ¡Apúntate! Comienzo el 16 de noviembre, inscripciones abiertas hasta el día 22.

(1)En el plano internacional, se encuentran hechos como el del asalto al Capitolio en EEUU, y en el nacional, las amenazas de muerte vertidas sobre políticos en el trascurso de las campañas electorales a la CAM, con los climas de tensión que por ello se generaron

Bibliografía

Arteaga F. (2021) Nueva Estrategia de Seguridad Nacional: ¿luces largas o cortas? ARI 12/2021. Real Instituto Elcano

EPDATA (2021) Delitos de odio en España (epdata.es) (consulta: 3/01/2021)

López-Fonseca O. (28/07/2021) Los delitos de odio repuntan hasta alcanzar cifras superiores a las de antes de la pandemia | España | EL PAÍS (elpais.com)

Megías, I.; Rodríguez, E. (2018) Jóvenes en el mundo virtual: usos, prácticas y riesgos. Madrid: Centro Reina Sofía sobre Adolescencia y Juventud, Fad. DOI: 10.5281/zenodo.3638192

NNUU (30/09/2021) Amid Growing Polarization, Intolerance Worldwide, Secretary-General Highlights Education as Powerful Tool to Tackle Hate Speech, at Multi-Stakeholder Forum | Meetings Coverage and Press Releases (un.org) SG/SM/20942

Secretario General NNUU (2018). Safety and Security of Humanitarian Personnel and Protection of United Nations Personnel. A/73/392. UNDSS.

Tamayo M., Bazaga, I, Bermejo, R. (2021). La radicalización violenta de los jóvenes un reto en la construcción de sociedades seguras: una propuesta de tipología y escala de jóvenes vulnerables a procesos de radicalización violenta, en Cuadernos de Gobierno y Administración Pública 8-1, 119-130.

Triandafyllidou, A. et al. (2019). Polarisation, Violent Extremism and Resilience in Europe today: An analytical framework. Proyecto Brave. D 2.1.

Ampliación Edif. Rectorado
Campus de Móstoles
Calle Tulipán s/n.
28933 Móstoles. Madrid

cied@urjc.es

Recibe inspiración

Suscríbete al boletín para recibir nuestras publicaciones.
Máximo un correo a la semana.